Algunas personas en la Red consideraron injusta la decisión arbitral, porque ambos peleadores salieron perjudicados. Asimismo han exigido un cambio en el diseño de los guantes utilizados en la empresa.

La pelea estelar del evento UFC Fight Night 187 entre el británico Leon Edwards y el estadounidense Belal Muhammad terminó sin resultado este sábado en Las Vegas (EE.UU.) a consecuencia de un golpe accidental.

A los 18 segundos del segundo asalto, Edwards lastimó sin querer el ojo derecho de Muhammad con un dedo, lo que le hizo soltar un grito de dolor al norteamericano. El piquete hinchó sus párpados casi de inmediato y provocó un sangrado. En el primer episodio Leon ya había recibido un advertencia de no atacar con las manos extendidas por una acción similar, pero sin consecuencias.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD

En esta ocasión, un médico revisó la lesión y el árbitro Herb Dean decidió dictaminar un ‘no contest’ (sin veredicto), en medio de las lágrimas de dolor y frustración de Muhammad, quien quería seguir peleando. Edwards se disculpó con su rival y la pareja se abrazó. “Lo siento, lo siento hermano”, dijo.

La lesión conmocionó a los entusiastas de este deporte y en las redes sociales no se hicieron esperar los mensajes de apoyo para con Muhammad, quien confirmó más tarde que no había daño permanente en su ojo y pidió perdón porque el público “se merecían una pelea completa”.

Algunos otros en la Red expresaron su enojo por considerar injusta la decisión arbitral, con la que ambos peleadores salieron perjudicados, y se inclinaron porque Edwards hubiese sido descalificado. Por otro lado, muchos han exigido un cambio en el diseño de los guantes utilizados en la UFC. “Necesitamos guantes nuevos (…) ¿Cuántas lesiones oculares más debe haber para tener unos que reduzcan significativamente la extensión de los dedos?”, preguntó el campeón en la categoría de 135 libras, Aljamain Sterling.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!