“Si se me hubiera ocurrido decir hace cinco años lo que digo hoy, me habrían hospitalizado”, pero ahora “no tengo nada que perder”, dijo el general retirado.

Los extraterrestres habrían llegado a un acuerdo con el Gobierno de EE.UU. para que no haga público los experimentos que realizan en la Tierra —así como su base secreta en Marte— hasta que la humanidad esté lista para aceptarlos, según afirmó el exjefe del programa espacial de Israel en una sorprendente entrevista con el periódico local Yediot Aharonot.

Según el general retirado Haim Eshed, quien dirigió la unidad espacial del Ministerio de Defensa israelí durante casi tres décadas, “los extraterrestres han pedido no anunciar que están aquí, [porque] la humanidad aún no está lista” para una noticia así.

Aunque no especificó con qué Administración estadounidense se habría alcanzado ese presunto pacto, Eshed indicó que el presidente saliente Donald Trump “estuvo a punto de revelar” su existencia, pero durante su mandato “los extraterrestres de la Federación Galáctica” todavía estaban esperando a que la humanidad se calmara y se volviera “cuerda y comprensiva” para evitar que se produjera una “histeria colectiva”.

Eshed, de 87 años —y de quien la prensa israelí especula que pueda haberse vuelto loco—, también aseguró que en las profundidades de Marte existe una base subterránea secreta que alberga a representantes de la supuesta alianza alienígena y astronautas estadounidenses.

“Han estado esperando que la humanidad evolucione y llegue a una etapa en la que generalmente entendamos lo que es el espacio y las naves espaciales”, dijo el ex militar, sin ofrecer detalles sobre los términos del supuesto acuerdo interplanetario, la naturaleza de los experimentos o qué debería cambiar exactamente para evitar la “histeria” masiva temida por los extraterrestres.

“Si se me hubiera ocurrido decir hace cinco años lo que digo hoy, me habrían hospitalizado”, dijo Eshed, profesor en el Instituto de Investigación Espacial Asher en Haifa, en el norte de Israel. Pero ahora, cuando ya es “respetado en las universidades en el extranjero” y no tiene “nada que perder”, finalmente se atrevió a revelar la ‘verdad’, sostuvo el exjefe militar.