La Fuerza Aeroespacial de Rusia prueba con éxito un nuevo misil antiaéreo que viaja a velocidades de hasta 9000 mph, anuncia el Ministerio de Defensa ruso.

El misil fue lanzado desde Sary Shagan, un campo de pruebas de misiles antibalísticos, ubicado en Kazajistán, según anunció el miércoles, en su sitio web, el Ministerio de Defensa ruso, que también publicó imágenes del test en Twitter.

Conforme explicó Andrey Dyomin, el comandante del 1.º Ejército de Defensa Antiaérea y Antimisiles, el proyectil “ha confirmado de forma fiable sus características en una serie de pruebas”. Los funcionarios rusos señalaron que la realización de tales ensayos tiene como objetivo garantizar la seguridad aeroespacial del país euroasiático.

El lanzamiento anterior de un misil antiaéreo ruso se efectuó el pasado 28 de octubre también en el sitio de Sary Shagan.

Estos ensayos se producen, mientras desde el Comando Espacial de EE.UU. denuncian lo que llaman las pruebas de misiles antisatélites por parte de Rusia, algo que desde el Kremlin rechaza en términos tajantes.

‘Rusia repelerá un ataque con misiles a Moscú en solo un minuto’ | HISPANTV

Ante el temor a los crecientes avances tecnológicos de Rusia y China en el área espacial, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el 18 de junio de 2018 a su Departamento de Defensa (el Pentágono) la creación de una Fuerza Espacial, que sería la sexta rama de las Fuerzas Armadas norteamericanas.

Moscú, por su parte, denuncia el plan de Washington para desplegar armas en el espacio y lo achaca al intento del país norteamericano por establecer su dominio militar y llevar a cabo operaciones militares, incluso en la órbita.

Mientras tanto, han aumentado los temores a una nueva carrera armamentista entre EE.UU. y Rusia, las dos potencias nucleares, después de la retirada en 2019 de Washington del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), que obligaba a las dos partes a eliminar todos los misiles, tanto nucleares como convencionales, que tuvieran un alcance de entre 500 y 1000 kilómetros —de corto alcance— y de entre 1000 y 5500 kilómetros —de medio alcance—.

Estados Unidos, además, se ha retirado esta semana, de manera oficial, del Tratado de Cielos Abiertos, que autoriza a observadores militares a obtener imágenes de movimientos de tropas y buques en un vasto territorio. Rusia tachó de “inaceptable” la medida y alerta que tomará medidas para garantizar su seguridad.