Junto con otros buques de guerra, el USS Nimitz brindará apoyo militar a la retirada de las tropas estadounidenses de Irak y Afganistán.

El Pentágono trasladará a la región del golfo Pérsico a su portaviones USS Nimitz y otros buques de guerra de su Armada para brindar apoyo de combate y cobertura aérea a la retirada de las tropas estadounidenses de Irak y Afganistán prevista para el 15 de enero, informa CNN citando a un alto funcionario de Defensa.

La reducción de la presencia militar estadounidense en la región forma parte del plan de la Administración Trump para disminuir el número de soldados estadounidenses en Irak y Afganistán hasta 2.500 en cada país para mediados de enero.

Según asegura la fuente al medio, la decisión de desplegar buques militares en aguas del Pérsico se tomó antes de que estallara la noticia del asesinato cerca de Teherán del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh. No obstante, reconoció que la medida sí que supone un mensaje de disuasión para Irán.

El asesinato de Fakhrizadeh

Este viernes, Mohsen Fakhrizadeh, un prominente científico del sector nuclear iraní, fue asesinado a balazos cerca de Teherán. Los atacantes detonaron un vehículo con explosivos para bloquear la vía antes de abrir fuego contra el coche en el que viajaba el científico.

Fakhrizadeh fue trasladado de urgencia en helicóptero hasta un hospital, donde murió a causa de la gravedad de sus heridas. El Ministerio de Defensa del país calificó lo ocurrido como un atentado terrorista.

Según declaró el general mayor Abdolrahim Mousavi, jefe del Ejército de la república islámica, tras el asesinato “se ve claramente” “la mano criminal” de EE.UU. y de Israel. El militar asimismo aseveró que Teherán se reserva el derecho de “vengarse de los enemigos”.

Hossein Dehghan, asesor militar del líder supremo iraní, Alí Jamenei, así como el canciller del país, Mohamad Yavad Zarif, también señalaron a Tel Aviv por la muerte de Fakhrizadeh, a quien el Gobierno israelí supuestamente consideraba como una de las personas clave en el programa nuclear militar del país persa.

Mientras, en opinión del analista internacional Pablo Jofré Leal, Donald Trump quiere “desencadenar una ola de inestabilidad” en sus últimas semanas de presidencia, “como una especie del legado” de su Administración hacia la región.