Apuntan otra vez el dedo acusador contra EE.UU. por unas potentes explosiones en una base de las fuerzas iraquíes, que han sacudido Bagdad, capital de Irak.

La base de Al-Saqr, que pertenece a la Policía iraquí y las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), se encuentra en el distrito de Abu Dashir, ubicado en el sur de Bagdad, según han informado este domingo medios locales.

Pese a que hay medios que han confirmado cuatro explosiones consecutivas en la región, concretamente en el almacén de municiones de la citada base, la cadena de televisión catarí Al Jazeera ha aseverado que tres cohetes han sido disparados contra la base.

Por otro lado, la cadena RT, citando las declaraciones realizadas por un integrante de las Al-Hashad Al-Shabi, ha indicado que se trata de un ataque de un avión desconocido que podría pertenecer a EE.UU.

Las explosiones no han dejado bajas entre los civiles o los efectivos militares.

Las fuerzas populares, un cuerpo militar integrado oficialmente en las Fuerzas Armadas de Irak, son, de hecho, una piedra en el zapato de los estadounidenses, pues están neutralizando los complots de Washington en Irak. Apoyan, por ejemplo, subrepticiamente a los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe) para justificar la presencia de sus tropas en ese país, rico en reservas de petróleo.

Por L M