El buque ‘Clavel’ navegó hasta costas caribeñas desafiando las sanciones y amenazas de EE.UU. de usar la fuerza militar para impedir la llegada a su destino.

El último de los cinco petroleros enviados por Irán para abastecer de combustible a Venezuela entró en aguas del país latinoamericano el pasado 1 de junio.

El buque patrullero ‘Guaiqueri’, de la Armada venezolana, le estaba esperando para escoltarle hasta llegar a puerto. Así, el navío iraní ‘Clavel’ navegó hasta costas caribeñas desafiando las sanciones y amenazas de EE.UU. de usar la fuerza militar para impedir la llegada a su destino.

En las imágenes se puede observar a los oficiales venezolanos a bordo del ‘Guaiqueri’ mientras esperan al ‘Clavel’, que en esos momentos aparece en el horizonte.

Se trata del último de los cinco petroleros iraníes (‘Fortune’, ‘Forest’, ‘Petunia’, ‘Faxon’ y ‘Clavel’) que han llegado desde el pasado 23 de mayo para abastecer de gasolina a Venezuela en un escenario de escasez de combustible. Entre los cinco han transportado 1,53 millones de barriles de gasolina y alquilato.

A pesar de que el país caribeño tiene unas de las mayores reservas de petróleo del mundo, la refinación de su crudo depende de productos de EE.UU., que decretó la suspensión de su exportación a Venezuela en los últimos meses.